13 de marzo de 2017

Guerra a Los Que No Recogen Sus Mierdas

Este blog, permite el envío de comentarios sin restricciones, salvo aquellas que sean ofensivas las cuales me encargo de eliminar yo como administrador.

Los Blogs se nutren además de historias, cuentos, fotos, y demás historias, de los comentarios de los lectores, que son al fin y al cabo los que nos motivan para seguir escribiendo y publicando cosas. Si no hay comentarios, el escrito pierde valor rápidamente y se olvida pronto. Si por el contrario el escrito es objeto de polémica bien entendida, el escrito perdura en el tiempo.


Sed críticos, escribir lo que se os ocurra en cada entrada, el blog está hecho para que vosotros participéis, sin insultos y sin mal rollo pero debe funcionar así.


Para vuestra información al final de cada escrito figura la frase no hay comentarios, solamente tenéis que pinchar hay y tenéis acceso a escribir el comentario que estiméis conveniente, siempre que el mismo guarde unas mínimas normas de respeto hacia los demás.

Mierda por las aceras


Estoy harto, no es la primera vez pero esta ha sido el colmo. Ayer justo al salir de mi casa para dar un paseo matutino pise una mierda de perro recién depuesta en medio de la acera, pero no piensen que era una mierda normal de perro no señores de eso nada era una enorme mierda de al menos un perro San Bernardo.

Me abarco toda la suela del zapato y el tacón y como estaba bastante tierna la mierda rebosaba por encima de las costuras del zapato. Tengo ciertas dudas de si el perro era un San Bernardo o era directamente una vaca.

De todos modos al que había que haber pillao en fraganti era al dueño del perro, aunque ahora se ha puesto de moda sacar a varios perros a la vez para hacer sus necesidades por las aceras de mi barrio, ya sabéis un barrio obrero pero con mucho perro y con gente que gana pasta para contratar a otros para que le saquen el perro a cagar y mear por las aceras.

Como la mierda era reciente y el perro grande me decidí a buscar al que portaba al animal y decirle cuatro o cinco cosas, eso si el perro me lo permitía y no me arrancaba un brazo de un bocao, porque viendo la mierda que el animalico depositaba cualquiera se fía.

Camine por las calles del barrio arrastrando de vez en cuando el zapato lleno mierda en cuanto me encontraba una zona de hierba limpia, pero era inútil, la cantidad de excrementos era de tal magnitud que siempre quedaban restos por la suela.

Tras recorrer varias calles descubrí a lo lejos un cochecito de esos que van limpiando las aceras con agua a presión y pensé que había encontrado mi salvación. Al menos si no encontraba al dueño del perro para que me limpiara el zapato, los de la limpieza pública lo harían.

Me acerque a ellos con mucha educación y les explique lo que me había acontecido, mostrándoles el zapato totalmente embadurnado de mierda de perro.

-      Menudo bicho debía ser el animalico y comer, ese no comía pienso, ese comía de todo!!
-      Dígamelo a mí que llevo más de media hora oliendo a mierda y no de pienso precisamente!!
-      A ver si podemos hacer algo, quítese el zapato y vamos a meterle agua a presión a ver si se va la porquería!!

Me quite el zapato lo sujete para que el hombre enchufara el agua sobre la mierda adherida a la suela y al tacón y sin darle mucha presión al agua, poco a poco consiguió limpiarme el zapato, a la vez que me lo dejo mojado como si hubiera estado pisando charcos.

-     Bueno parece que no ha quedao mal del todo!!
-          Que va, un poco de crema solucionara el tema, lo que me gustaría es toparme con el dueño del perrico para decirle cuatro cosicas!!
-          Ese lo conozco yo, lleva cuatro perros y le falta un hervor. Cuando no se toma la medicación suelta a los perros y supongo que volverán a casa solos por que lo que es el, se sienta en el banco y se dedica a pedir tabaco al primero que pasa. No lleva bolsas para recoger los excrementos, los perros se cagan y hay deja la mierda, además la del San Bernardo ni con las dos manos la recoge!!

Autor desconocido
Me quede mirando al de la limpieza y sin hacer ningún comentario pille el zapato chipiado de agua, me lo puse y me fui a mi casa a darle una buena capa de betún, hoy no había empezado el día con buen pie, hay que pensar en algo.


Ya lo decía Sir Williams Diógenes. "El que nace cochino, vive como un cerdo y muere como un puerco"

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada