17 de julio de 2018

Semana Cultural en Sástago

Del 20 al 28 de Julio en Sástago tenemos semana cultural, plagada de eventos de todo tipo, para todo tipo de público.



12 de julio de 2018

Tormenta Gorda en Zaragoza


Aire, lluvia, niebla y sol

Ayer por la tarde, hubo una tormenta de viento, agua y granizo en Zaragoza, como hacía años que no se veía una así.

40 litros de agua en diez minutos, Rachas de viento de 92Km/h., mas de  50 árboles de gran porte en el suelo por toda la ciudad. La Policía y los bomberos haciendo horas extras para solucionar problemas, el tranvía parado por derrumbe de arboles, un caos total en Zaragoza.

Y por suerte, ningún herido de consideración.















5 de julio de 2018

La morera de la Cárcel de Torrero


 La morera de la Cárcel de Torrero

Hoy había un ligero vientecillo en Zaragoza, probablemente eso habrá ocasionado la caída de  la morera que había en la puerta de la antigua cárcel de Torrero, en la Av. América de Zaragoza.

Esa morera fue para mí en mi infancia, algo que recuerdo cada vez que viene la temporada de moras.

Era la que mejores moras tenía en toda la Avenida, e íbamos a pedirle al guardia de la puerta que nos dejara subir a ella para comer las enormes moras que producía. Pero fue imposible, nunca nos dejo subir y las moras negras caían a nuestros pies y se espachurraban contra la acera de la puerta principal de la cárcel de Torrero.

Calculo que la morera tendrá unos cien años, creo que las pusieron a ambos lado de la Av. América cuando adoquinaron la calle y arreglaron las aceras.

Hoy la he visto derrumbada en la calle, como si la hubiese partido un rayo, pero no había tormenta, creo que han sido los años y eso me ha marcado el día.

En fin tendré que recordar otra cosa de mi infancia, aunque cada vez que pase por la puerta de la cárcel de Torrero, mirare hacia arriba, por si me cae una mora.








La cárcel de Torrero

La cárcel del barrio de Torrero fue inaugurada en plena Dictadura de Primo de Rivera, en octubre de 1928.

La cárcel venía a aliviar la situación de hacinamiento en los espacios penitenciarios de la ciudad, ya que la cárcel de Predicadores no estaba preparada para el número de presos que albergaba y a veces se tenía que recurrir a la antigua prisión medieval situada en el castillo de la Aljafería. Las primeras décadas del siglo XX fueron décadas duras caracterizadas por las luchas sociales y la violencia, a pesar de esta nueva cárcel se tuvo que seguir recurriendo a las viejas prisiones debido a la gravedad de muchas de las insurrecciones que plantearon los vecinos de Zaragoza. También durante la Guerra y principios de la Dictadura, la gran represión franquista hará que se tenga que usar la cárcel de Predicadores, es este caso para las presas republicanas.

La cárcel de Torrero está vinculada a la represión de los movimientos revolucionarios, en especial los anarquistas. Durante más de 70 años, por la prisión pasaron presos comunes y miles de presos políticos. En 1931 acogió a decenas de hombres detenidos por toda la provincia por intentar sumarse a la insurrección que Galán y Hernández lideraron desde Jaca. Especialmente virulenta fue la represión de la “huelga revolucionaria” de diciembre de 1933, con epicentro en Zaragoza y que no sólo produjo decenas de detenidos durante los 7 días en que se produjeron altercados, sino que la represión y las detenciones se prolongaron durante varias semanas, dando lugar a un gran problema de hacinamiento en la prisión por lo qué fue necesario usar la Aljafería para dar cabida al importante número de detenidos. Otro momento de gran protagonismo de la cárcel de Torrero fue en octubre de 1934, cuando tras el fracaso de la “huelga revolucionaria”, esta vez de tendencia socialista, cientos de personas, hombres y mujeres fueron detenidos. En noviembre de ese año, casi 400 personas se hacinaban en una cárcel construida para no más de 160 personas. La Guerra Civil será el contexto para un escenario cruento entre los muros de esta prisión, donde miles de presos serán ejecutados en las tapias del cementerio cercano e incluso en el interior de la prisión se ejecutó a presos a “garrote vil”. Todo ello se relata en la obra de Gumersindo de Estella se refiere a este Cuartel en su obra “Fusilados en Zaragoza 1936-1939. Tres años de asistencia espiritual a los reos.”En esta obra, Gumersindo da cuenta del hacinamiento:
“Por aquella época gemían en la cárcel de Zaragoza cinco mil doscientos hombres y ochocientas mujeres, en una cárcel construida para doscientos cincuenta. En muchas celdas individuales estaban encerrados dieciocho presos.”

Durante la Dictadura por sus celdas pasaron destacados dirigentes sindicalistas y políticos, miles de simpatizantes y militantes de partidos políticos y sindicatos de izquierda, cientos de maquis, que fueron detenidos en el monte durante los años 40, homosexuales, que eran encerrados a través de la Ley de Vagos y Maleantes, y cientos de personas. Ya en los años 90 los insumisos fueron los protagonistas de otra gran lucha social que llevo hasta esta cárcel a decenas de ellos, en algunos casos con resultados muy negativos. 
La cárcel fue empezada a demoler un 18 de julio de 2005.
Gumersindo de Estella nos describe espacios de la cárcel y alguno de las ejecuciones que en ella fue testigo:

“E inmediatamente se abrió la pesada mole férrea. Atravesamos un patio, pasando un puentecillo que se extiende sobre el foso; y llegamos a otra puerta de hierro con verjas. Un funcionario, al vernos, la abrió antes de que llamáramos. Y ya estábamos en un vestíbulo, planta baja. A la izquierda veíase la puerta de la sala de los jueces. En frente, la puerta que da acceso al interior de la cárcel. A la derecha, tres puertas más; una es del locutorio de abogados; otra de salita de identificación, otra de la escalera que conduce al departamento de mujeres reclusas. Yo entre en la sala de jueces que se había convertido en capilla. En la pared sobre la mesa de altar había un retrato de Franco y debajo de este un crucifico y a ambos lados, dos velas.”

Una de las formas de ejecución más crueles era el “garrote vil”, método que estuvo vigente en el estado español hasta 1974 con la ejecución del anarquista Salvador Puig. Las paredes de Torrero también fueron testigas de la brutalidad de este método:

“Y le toco el turno al de Castelserás. Salimos de la capilla (…) doblamos la esquina del edificio de la cárcel. Allí vi una silla. Detrás de ella un poste; y en el poste el artefacto del garrote vil colocado a la altura del respaldo de la silla. A una seña del director, sentose el reo. Metió la cabeza entre las cuatro barras de hierro brillante y engrasado. El verdugo, que esperaba detrás de la silla, le cubrió el rostro con un pañuelo (…) El reo había sido atado al poste con una fuerte correa ancha. El verdugo se echó con fuerza sobre el manubrio doble. Al girar éste, la barra que estaba en contacto con la nuca del infeliz reo se deslizó hacia delante con violencia, sujeta entre dos planchas laterales. La garganta crujió, como si se preparara para echar saliva. El cuerpo del infeliz trepidó. El cuello quedó reducido, casi al instante, al tamaño de un par de centímetros, pero largo por ambos lados a izquierda y derecha. Y …el reo quedó inmóvil y en silencio lúgubre. La cara la tenía amoratada. La lengua que salía de la boca varios centímetros, estaba negra. Y negras iban quedándose las extremidades de los dedos de ambas manos. De los dos lados del cuello brotaron algunas gotas de sangre con grasa por haber reventado la piel y tiñeron el hierro fatal.
Para que acabase de morir lo tuvieron en el garrote sin aflojar la barra, unos trece minutos”

Esta víctima que se apellidaba Martín no fue la única ejecución a la que asistió el padre Gumersindo, que también detalla la de un preso de Tarragona llamado Estaban .  La labor de Gumersindo era conseguir la confesión de los ejecutados para lograr su salvación divina y su diario muestra la preocupación por conseguir dicho objetivo, dividiendo en su diario a los que aceptaban la confesión de los que se mantenía fieles en sus ideales hasta el final. Para conseguir este objetivo, el padre Gumersindo llevó a cabo actos que son poco éticos como en el caso del vecino de Castelserás relatado anteriormente. Martín estaba concentrado en escribir una carta con unos versos de despedida a su madre, pero no recordaba los versos, concentrado en buscar dichos versos dejaba pasar el tiempo sin confesarse ante la preocupación de Gumersindo al ver que se acercaba la hora y no se había confesado, Gumersindo hizo traer de su convento a un fraile que conocía el pueblo de Martín, y con las siguientes palabras exhortó al reo a dejar la carta y a confesarse;

“Déjate de cartas. Yo no puedo conseguir que un buen cristiano de mi pueblo se vaya al otro mundo sin confesión. ¡Hala¡!Siéntate aquí¡ Pronto, pronto. Qué los guardias necesitan su tiempo.”

Gumersindo y su compañero consiguieron la confesión, la madre de Martín se quedó sin los versos de despedida de su hijo.



3 de julio de 2018

Tertulias de La Manqueta En El Mundo

Páginas vistas por países

Gráfico de los países más populares entre los lectores del blog
EntradaPáginas vistas
España
120819
México
22162
Colombia
21004
Estados Unidos
14837
Argentina
13633
Rusia
12828
Venezuela
10526
Perú
9844
Alemania
8104
Chile
6680

Los diez países que mas visitan Tertulias de La Manqueta


1 de julio de 2018

Vieja Zaragoza







Algunos Refranes de Julio


Refranes de Julio

En Julio normal, seco todo manantial.
La lluvia de San Fermín, en unas horas da fin.
En Julio es gran tabarra, el canto de la cigarra.
Si quieres buenos nabos por julio has de sembrarlos.
Si en julio llueve, renace la hierba y el trigo se pierde.
Junio, julio y agosto, ni dan vino ni mosto.
En agosto trilla el perezoso.
Si llueve por Santa Ana, llueve un mes y una semana.
En julio, beber y sudar, y el fresco ni merece buscar.
En julio, ¿dónde anda el mozo? En la acequia o en el pozo.
Si quieres sandías por Santiago, siémbralas para San Marcos.
Que te bendiga julio, si mayo no pudo.
Dice el labrador al trigo: para julio te espero, amigo.
Lluvia por Santa Margarita, más que dar, quita.
Junio y julio, la hoz en el puño.
Un julio normal seca el manantial.
Julio, lo verde y lo maduro.
En julio, el melón echa color.
Si en julio vienen solanos se va el fruto de las manos.
Julio caliente, quema al más valiente.
En julio es mi trigo y en agosto el de mi amigo.
Julio triguero, septiembre uvero.
Por la Magdalena, recoge tu higuera.
Por Santiago, el buen nabo debe estar sembrado.
En la Virgen de julio pintan las uvas, en la Virgen de agosto ya están maduras.

Calendario de Julio



28 de junio de 2018

Los Mosqueteros en Vadiello


Los Mosqueteros en Vadiello

Una jornada en el Parque Natural de los cañones de Guara, en plena naturaleza salvaje. De nuevo los mosqueteros en acción.

Una mañana muy movidita viendo maravillas de la naturaleza, en esta ocasión no estábamos todos los mosqueteros, pero no por eso fue menos espectacular la lucha constante contra los elementos.
Este idílico y solitario paraje que forma el agua del embalse, el propio río y sus barrancos y los monumentales mallos que lo rodean, es una visita obligada para todo aquel que desee conocer el Parque Natural de Guara y disfrutar de la naturaleza y el silencio, a tan sólo quince minutos de la ciudad de Huesca. Ocupa parte del desfiladero del río Guatizalema, al pie de los Mallos de Ligüerri.
Asimismo en la zona del embalse se encuentran los barrancos de Escomentué, del Diablo, de Lazas y la Canal del Palomo que cobijan numerosas buitreras.
En este enclave el visitante puede practicar el senderismo, a enclaves como la ermita rupestre de San Chinés o a la de San Cosme y San Damián, o bien observar las múltiples rapaces que aquí habitan. Para los más atrevidos, la escalada en los mallos o la espeleología en las cuevas del entorno son las dos alternativas estrella.
En un entorno singular y especialmente bello con el embalse del mismo nombre en la parte central, se levantan estas formaciones de conglomerados, grandes paredes verticales aisladas, denominados mallos. Los de aquí son conocidos como los Mallos de Ligüerri, y están dominados por los monolitos la Mitra y el Puro, junto con el barranco de Isarre en el que se encuentra la ermita de San Chinés. Otro de los símbolos pétreos de Vadiello es el "Huevo de San Cosme". Una larga lista entre la que se encuentran la Patata, los Pepes, también llamados mallos d’Aliana, Lazas, las Crestas del Borón, el pico San Jorge, más los barrancos de Escomentué, del Diablo, de Lazas y la Canal del Palomo, en los que puede ver gran cantidad de buitres leonados.


Huesca la magia.











18 de junio de 2018

Exposiciones Sástago 2018


Educación adultos Sástago 2018

El pasado fin de semana, muchos tuvieron la oportunidad de visitar la exposición de trabajos de las escuelas de mayores en el Ayuntamiento de Sástago.

Debo decir que cada año la calidad de los trabajos va en aumento, este año me han sorprendido mucho los trabajos de restauración de muebles, los cuadros, los bordados y el pachword. Se nota que las alumnas se aplican en las labores y hay que reconocer la sabiduría de las profesoras.

Pongo una pequeña muestra de los trabajos en forma de álbum de fotos, con la esperanza de que no le moleste a nadie y sirva para dar a conocer la buena calidad de los trabajos expuestos.

Las responsables de los trabajos de este año, se ofrecieron a dar detalles de los trabajos realizados y con ello pudimos comprobar el enorme esfuerzo que realizan a lo largo del curso para presentar en exposición sus trabajos.

Honor y Gloria Sástaguinas