15 de mayo de 2017

El Problema de Palomas y Tórtolas en Zaragoza

Las Palomas de Zaragoza

Desde hace unos pocos años, aquí, en mi barrio están proliferando las palomas, en parte la culpa la tienen las personas que sin pensar lo que hacen, alimentan de forma sistemática a las palomas y a las tórtolas.

Otra parte de la culpa quizás la mas importante, recae en el ayuntamiento de la ciudad por no controlar esta plaga de una especie tan peligrosa y contaminante.
El caso es que las palomas y tórtolas se han convertido en una plaga que traerá consecuencias a corto plazo en forma de enfermedades, en niños y mayores que son los que están mas en contacto con los excrementos de paloma.

Las palomas y tórtolas están anidando en los grandes pinos del barrio y ya se empiezan a ver polluelos caídos del nido y medio devorados por perros y gatos.

Desde estas líneas pedir al ayuntamiento de Zaragoza que además de fumigar los olmos contra la plaga de bichos que tienen, ponga en marcha un plan para acabar con las palomas molestas y contaminantes de Zaragoza.

Hace unos años estaban de moda las palomas del Pilar, había alrededor de las palomas un negocio montado, carritos con bolsas de maíz o de trigo, incluso bolsas de pan y las palomas decoraban el entorno de la Plaza del Pilar con sus vuelos rasantes y sus aglomeraciones, sobre todo cuando los niños repartían la bolsita de maíz que les habían comprado para dárselas a las palomicas del Pilar.

Con el paso del tiempo las palomas fueron proliferando en tal cantidad que empezaron a ser molestas para los paseantes para los turistas,  para el consistorio y para los tejados de la Basílica del Pilar, ocasionando muchos gastos de limpieza y restauración en toda la zona.

De la noche a la mañana aparecieron los siluros, enormes peces que se comen todo lo que pillan y emprendieron a las palomas que bajaban al rio a beber agua, se las zampaban de un bocado entéricas. De todas formas no creo que fueran los siluros los que acabaron con las palomas del Pilar algo mas ocurrió que solo lo saben en el ayuntamiento y probablemente los responsables del Pilar.

No obstante es muy difícil acabar con las palomas y ahora las tenemos asentadas en una zona muy concreta de Zaragoza, el Paseo del Canal, rebautizado como Paseo de las Cotorras Argentinas y tras su desaparición, vuelven a bautizarlo como Paseo de las Palomas Desaparecidas del Pilar.

La zona del puente de la Avenida América hasta la puerta de entrada del cuartel de Castillejos, reúne a la mayor colonia de palomas de Zaragoza. Como consecuencia de ello los viandantes que pasan por debajo de los arboles de la zona tienen que llevar paraguas, los cogen enfrente de la puerta del cuartel y los dejan pasado el puente de Av. América en la puerta de la clínica San Juan de Dios. De esa forma puedes librarte de una cagada de paloma en la cabeza o en la ropa y saber que las palomas están muy gordas, hay mucha gente mayor que les lleva todos días pan para comer y bolsas de pan cortado para dárselos a los nietos y que acudan las palomas. El otro día, una de esas señoras mayores protestaba porque una paloma se le había cagado en la cabeza y le había salpicado de mierda a una amiga en la chaqueta y la camisa, alguien le dijo que eso le pasaba por dar de comer tanto a las palomas, ellas también cagan.

 La paloma Urbana

La paloma urbana, que es considerada por una gran parte de la población como animales benéficos son sin embargo, en la actualidad el ave plaga más peligrosa para el ser humano.

Se encuentran en ciudades y áreas rurales. En las ciudades, pueden verse en los parques y plazas donde muchas personas disfrutan observándolas y alimentándolas; utilizan los puentes, edificios, estatuas, etc., como áreas de perchado, descanso y nidificación. En las áreas rurales habitan en los patios de las granjas, establos, graneros, torres, etc. En general, las palomas son animales que tienden a alimentarse, anidar y descansar rutinariamente en los mismos lugares, en sitios localizados en áreas altas y protegidas.

Por una parte, las palomas causan molestias debido a que depositan sus excrementos en edificios, bancos, estatuas, vehículos. Este hecho no sólo es desagradable a la vista y al olfato, también provoca manchas permanentes o la prematura corrosión y oxidación de algunas estructuras de metal y otros objetos.

Por otra parte, desde el punto de vista sanitario, las palomas pueden ser portadoras de organismos patógenos y pueden transmitir enfermedades tales como histoplasmosis, ornitosis, salmonelosis y criptococosis. Son además, hospederos de varios ectoparásitos: chinche del nido de la paloma, garrapata de paloma, mosca de la paloma, etc.

En el control de las palomas es necesario considerar que alimentar a las palomas en una forma de recreo para algunas personas y que si se lograra evitar esto, se podría reducir en gran medida el problema que suponen.

Las plagas urbanas de palomas también producen obstrucciones en caños de desagüe, permitiendo una acumulación de agua y beneficiando la creación de focos infecciosos de otras enfermedades, y en otros casos menos dañinos para el hombre, el mal funcionamiento de equipos de aire acondicionado y sistemas de calefacción, todo esto a causa de un contenido de ácido úrico y ácido fosfórico de su materia fecal. Frente a todos estos inconvenientes que provocan estas aves, son consideradas una de las tantas plagas urbanas, con las que lidiamos cotidianamente.

Para finalizar con esta situación, hay diferentes métodos y sugerencias que se pueden tener en cuenta para acabar con las plagas urbanas de palomas, respetando la ley en nuestro país, la cual dicta que está prohibido la eliminación o “caza” de palomas.

Características:

La paloma es de tamaño mediano, cabeza pequeña, cuello corto, con plumas grandes y rígidas, los ejemplares característicos son de coloración poco destacada.
Buscan el alimento, generalmente es de tres veces por día; dos por la mañana y otra en la primer hora de la tarde. Son de digestión muy rápida y su dieta incluye granos, semillas, pequeños frutos y desperdicios. Consumen diariamente alimento equivalente al 15% de su peso.
Su rápida digestión y la carencia de vejiga con la permanente disposición al vuelo, determinan una permanente deposición de heces, a la que realizan en cualquier momento y lugar, incluyendo durante el vuelo.

Es un animal, de hábitos poco higiénicos, ya que acumula sus deyecciones, alrededor del nido, favoreciendo la proliferación de gérmenes, bacterias y parásitos.

Conducta reproductiva:

Anida por lo menos dos veces por año. Algunos estudios sostienen que los cónyuges no se separan ni aún superando el período reproductor. Apenas el macho ha encontrado un lugar apto para nidificar, se establece en él y gime con la cabeza baja hasta que llegue la hembra, la cual acude con la cola abierta y arrastrando.

El nido, cuya construcción colaboran ambos cónyuges, consiste en un montón de ramas, plumas y otros objetos similares, dispuestos en sentido horizontal, con una ligera depresión en el centro. Muchas veces dejan acumulados el estiércol, en sus bordes, favoreciendo la proliferación de insectos y ácaros, entre ellos vinchucas, moscas y piojos.

Durante el período de celo, el macho demuestra especial dedicación con su compañera, dando vuelta a su alrededor, arrullando y gimiendo para colaborar en la incubación. La eclosión de los huevos se produce, tras un período de 16 a 18 días de incubación. Los pichones nacen con los ojos cerrados y completamente desvalidos.

Primero son alimentados con la leche de paloma y luego de diversos alimentos obtenidos por sus padres que los reblandecieron previamente. Los pichones permanecen en el nido aproximadamente por un mes, período en lo que se van haciendo totalmente independientes. Poseen en ese momento un peso de unos 400 grs., que van aumentando hasta los 500 a 600 gramos en el estado de adulto.

Control:

Una forma de control de palomas, es mediante la eliminación de posibles bebederos, lugares de asentamiento y nidificación para estos animales y gracias a esto, la posible disminución en el número de ejemplares. Existen, organizaciones que se encargan del control de plagas urbanas de palomas, que utilizan el sistema de ahuyentamiento, con químicos, como por ejemplo diferentes tipos de geles, aerosoles, repelentes, que colocados en los lugares afectados, ya sea azoteas de edificios o monumentos, evitan que estas aves se posen o se asienten.

Estos químicos duran aproximadamente entre 6 u 8 meses, siempre teniendo en cuenta factores externos, como los rayos solares, clima, y suciedad del ambiente. Más allá de su efectividad, la utilización de químicos no es la más recomendable. Existen también otros sistemas de redes adaptadas para evitar las palomas, las cuales se colocan en edificios, ventanas, caños y en los demás posibles lugares de nidificación. Para esto hay empresas que cuentan con personal capacitado para la colocación de las mismas, y el equipamiento necesario para hacerlo. Si este método no resulta eficiente en el control, se agrega la colocación de pinchos, alambres, burletes en cornisas y ventanas para evitar el asentamiento.


En espacios abiertos, hay sistemas electrónicos de ultrasonido para el ahuyentamiento de esta plaga, pero son usados con mucha menor frecuencia, que las redes y químicos. A pesar de todo estos sistemas y productos con los que contamos para el control de palomas, su reducción en número y ahuyentamiento, es una tarea complicada, por los difíciles lugares donde arman sus nidos, por la rapidez de su reproducción, la accesibilidad a bebederos y alimentos con los que cuentan, y principalmente estos tipos de aves siempre vuelven al lugar donde nacieron, dificultando arduamente la tarea de erradicación. Con esta situación, las medidas que podemos tomar individualmente, principalmente para prevenir enfermedades y salvaguardar la salud de nuestra familia y animales, en mantenerse fuera del contacto directo con estas aves urbanas, y principalmente no tocar su excremento. En el caso de tener que ponerse en contacto con las palomas y sus desechos, utilizar guantes, bolsas, y limpiadores químicos para eliminar todo residuo. Y frente a asentamientos y nidificaciones informarse sobre los diferentes organismos y empresas especializadas en el control de palomas, para ponerle fin a este problema.

Receta
Las palomas a la cazadora es un plato de caza muy típico hace años pero que cada vez se hace menos. Las palomas a la cazadora son un plato que se realizaba por lo cazadores cuando volvían de cazar sus piezas, normalmente se cocinaba en cazuela. A continuación te explicamos paso a paso como se hace esta paloma a la cazadora.

Ingredientes para 6 raciones de Palomas a la cazadora:
·          4 Unidades de Palomas
·          2 Unidades de Cebolla
·          2 Unidades de Zanahoria
·          2 Unidades de Puerros
·          1 Unidad de Tomate
·          1 Botella de vino tinto
·          1 Vaso de agua
·          1 Copa de brandy

·          1 Hoja de laurel
·          1 Rama de tomillo
·          20 Granos de pimienta negra
·          3 Dientes de ajo
·          ½ Kilogramo de hongos
·          1 Chorro de aceite virgen extra
·          1 Pizca de sal

 Instrucciones | 1 hora 30 minutos 

·         Una vez limpias las palomas, pica las verduras (cebollas, zanahorias y puerros) y ponlas a pochar en la olla rápida.
·         Truco: ¿Cómo se puede saber en el mercado si una paloma es joven? Las palomas jóvenes presentan un tono de piel rosáceo y un pico flexible. Las patas, que no deben contener escamas, tiene que ser suaves y flexibles.
·         Añade la hoja de laurel, la ramita de tomillo y los granos de pimienta. Pela el tomate, trocéalo e incorpóralo. Sazona y deja que se dore un poco.
·         Mete las palomas limpias y vierte el vino, el agua y el brandy, debes dejar reducir el brandy cociéndolo todo a fuego bajo. Las palomas las debes limpiar bajo agua y sobre todo quitar las vísceras.
·         Cierra la tapa y deja cocer unos 40 minutos aproximadamente desde que empiece a salir el vapor.
·         Una vez que las palomas estén tiernas, colócalas en una fuente y pasa la salsa por un pasa-puré.
·         Vierte la salsa sobre las palomas. Filetea los ajos en láminas y dóralos en una sartén con aceite. Limpia los hongos, filetéalos e incorpóralos.

·         Sazona y saltea brevemente. Sirve los hongos a un lado de las palomas. Es importante que acompañes las palomas a la cazadora con un buen pan para disfrutar del jugo.
En definitiva, no hay hambre en Zaragoza, si lo hubiera, habría menos palomas y patos en la capital.

No hay comentarios:

Publicar un comentario